“Pese a nuevos actores en Europa, el potencial de crecimiento del aguacate Hass de Perú sigue siendo enorme”

“Pese a nuevos actores en Europa, el potencial de crecimiento del aguacate Hass de Perú sigue siendo enorme”

El presidente de la Asociación ProHass de Perú y director de Pampa Baja, Juan Carlos Paredes Rosales, analiza la situación actual del cultivo de aguacate Hass en Perú, destacando la distribución de hectáreas entre la costa y la sierra, el potencial de nuevas variedades para exportación, y las estrategias para mantener la competitividad en mercados internacionales.

Juan Carlos Paredes Rosales es una figura destacada en el ámbito agrícola de Perú. Lleva cuatro años como presidente de la Asociación ProHass, organización que tiene 75 socios, pero que tiene impacto sobre la producción de aproximadamente 26 mil productores de aguacate Hass, donde aproximadamente 22 mil son pequeños agricultores con cultivos que van de 0 a 2 hectáreas.

Además de su rol en ProHass, Juan Carlos Paredes es director de la empresa Pampa Baja, que tiene su matriz en Arequipa, donde se desempeña bajo la presidencia de su padre, Octavio Paredes Del Carpio.

Pampa Baja se ha consolidado como un líder en la producción de frutas, con 2 mil hectáreas dedicadas al cultivo de uva de mesa, aguacate Hass, granada y leche fresca. Acumula una experiencia de 25 años en el cultivo en terrenos desérticos, por lo que se destaca no solo por la calidad de sus productos, sino también por su innovación y resiliencia en condiciones agrícolas desafiantes.

Durante su conversación con Avobook, abordó temas cruciales, como la distribución actual de las hectáreas de aguacate Hass entre la costa y la sierra, las nuevas variedades con potencial de exportación, y la calidad de la fruta producida en diferentes regiones del país. Además, exploraremos las tendencias y perspectivas para el futuro inmediato, en un contexto de competencia global, con nuevos actores entrando a Europa, el principal mercado para el aguacate peruano.

– ¿Cuántas son las hectáreas que hoy actualmente en Perú de palta Hass, tanto en costa como sierra?

“Hay 67 mil hectáreas de palta Hass en Perú, según los datos hasta diciembre del año pasado. En el último tiempo no ha crecido mucho, porque el crecimiento era de 15% a 20% cada año, lo que equivalía mil hectáreas cada año. Eso se ha detenido. Hay un aumento en la sierra, no detectable, que son más soterrados, con cultivos de pequeños agricultores de los cuales te enteras cuando los acopiadores van comprando”.

¿Cómo se distribuye la producción comparada entre la sierra y la costa?

“Hasta el año pasado, la costa tenía el 75% y la sierra, el 25%. Pero este año va a variar todo. Esa data se verá al final de la campaña. Para septiembre – octubre se debería saber. Deberían crecer los que aportan en los momentos peak, de mayo a agosto, que abastecen al cliente principal, Europa y Asia. 

– ¿Hay otras variedades que tengan potencial de exportación?

“La variedad Maluma está entrando con mucha fuerza. Estamos tratando de habilitarla para exportación. Hay cerca de 2 mi hectáreas sembradas. Es un aguacate tipo Hass, que madura en calibres grandes y es muy productiva. Tiene un manejo post cosecha, hasta su maduración, que es un poquito más fino que la Hass. Por eso su cultivo no se ha extendido mucho. La variedad Hass tiene rangos de postcosecha que permiten cierto margen de error. En cambio, la Maluma requiere un manejo preciso”.

– Aunque la fruta de la costa es la que se lleva el mayor protagonismo, ¿cómo se evalúa la fruta de la sierra? 

“En cuanto a calidad, tiende a ser de un mejor acabado. Tiene piel más lisa. Es parecida a la palta chilena por lo que recibe de frío, condición que carece en la costa. Tiene marcadas características estacionales, suele salir temprana. A veces el frío también le afecta, lo que no pasa en la costa peruana, donde cuaja toda. Hace tres o cuatro años había mucho impulso, porque los precios eran espectaculares, porque era la moda del aguacate. Incluso, entraron el gobierno central y regional a apoyar con recursos no reembolsables para proyectos de riego y plantaciones. Pero eso ya no se está notando, por el caos que hay en las instituciones políticas. Lo que se ha hecho (en cuanto a subsidios) se seguirá viendo hasta 2025, pero bajará su impacto en 2026”.

– ¿En la costa, continúan desarrollándose proyectos agrícolas para aguacates o el crecimiento se ha detenido?

“La costa no hemos escuchado proyectos de envergadura. Antes se sabía de 500 o 600 hectáreas nuevas, pero ahora no es el caso. Debe ser por el ruido político del país. En los últimos dos años, los campos se han tratado de convertir, para ahorros de costos, establecer indicadores, sacar más kilos en las mismas hectáreas. Eso ha frenado un poco las inversiones grandes”. 

– ¿Cómo seguirán distribuyéndose los envíos del aguacate de Perú a los mercados internacionales?

“Europa seguirá siendo el principal destino. En un año malo, se lleva el 60% de la producción. En un año bueno, se lleva el 80%. Luego viene Asia, con Corea, China, Japón, que toman entre un 15% y un 20%. En tercer lugar, viene Estados Unidos, dependiendo de lo que produce México. Ese factor hace que Perú pueda bajar lo que destina a ese mercado de un 20% a un 8%. Hay voluntad de recibir entre mayo y julio. Para no recibir de menos materia seca, los norteamericanos prefieren seguir con la fruta mexicana. Pero hay años en que México no tiene esa producción”.

– ¿Yo cómo ha estado el 2024?

“Este año estimábamos que iba a ser un buen año. Pero mayo no ha sido tan positivo como esperábamos. Veremos qué muestra el cierre de junio. El mercado está concentrado en calibres medianos, pero en 2024 hemos tenido calibres más pequeños. Perú no ha llegado a producir lo que estaba planificado. Es un 16% menos”. 

– ¿A qué otros mercados está apuntando Perú?

Tenemos Chile, que es un mercado prácticamente local, porque el consumo de Perú es muy pequeño. Además, estamos a un día de camión, por el paso fronterizo de Chacalluta. Eso hace que, de la producción peruana, se esté destinando entre 15% y 20% a Chile”. 

¿Qué opina del ingreso de nuevos actores al mercado más importante que tiene el aguacate de Perú, como Colombia y Kenia?

“Es un riesgo que hay, que es latente. Sobre todo con el crecimiento en África. Los productores están sembrando mucho en Kenia, Tanzania, Zimbabwe, Cuentan con tierra, agua, mano de obra, pero viven problemas tal como todos al inicio. Pero tendrán una mejor fruta. Lo que nos causa tranquilidad es que los consumos y los beneficios que tiene son cada vez más verdades absolutas. El potencial de crecimiento de la Hass, al ser un superalimento, permite que haya mucho potencial de crecimiento. Incluso dentro de los mismos países donde los mercados ya están abiertos. Por ejemplo, China, que podría tener un gran salto cuando empiecen a funcionar la cámaras de maduración que están instalándose. Y hay otro factor: la firma de consumo, que en ese país ahora es a través de smoothies. Cuando tomen el sabor a la fruta fresca, el crecimiento puede ser enorme”.