Factor climático impactará el volumen anual de aguacate mexicano en Estados Unidos

Factor climático impactará el volumen anual de aguacate mexicano en Estados Unidos

Así lo adelanta el dueño de Aztecavo y columnista de Avobook, Antonio Villaseñor, quien advierte que -de todos modos- el aguacate mexicano recuperará su posición desde agosto en el mercado norteamericano

Durante sucesivas semanas, el Reporte Avobook ha ido mostrando un descenso de la participación del aguacate de México en el mercado de Estados Unidos. Así lo advierte nuevamente esta semana, aunque aclara que es más bien un pequeño “pestañazo” en el comportamiento de la fruta de ese país.

Ello, porque los números irán mostrando una progresiva recuperación, en la medida que empiece a tomar fuerza la cosecha de “la flor loca”, que es característica de este periodo, una vez que se agotan las cosechas más tempranas de Jalisco y Michoacán.

Así lo refuerza Antonio Villaseñor, quien conoce como la palma de su mano este último estado mexicano, como líder de exportadora Aztecavo. Además, es columnista frecuente en Avobook.

Según comenta a Avonews, “efectivamente el aguacate de México ha ido bajando su participación del mercado y ahora estamos en alrededor del 55%”.

“En febrero, marzo y parte de abril, presentábamos un 80% de participación. Después entró California y Perú, que ingresan siempre cuando México tiene menos fruta. Eso se da entre mayo y julio”, explica.

Sin embargo y tal como se aprecia en los registros del Reporte Avobook, es un fenómeno breve, porque -según describe Villaseñor- “México tiene la curiosidad de que hay un momento donde las dos cosechas se pueden traslapar. A veces en junio, julio y agosto podemos tener fruta nueva y fruta vieja al mismo tiempo”.

“Quizás, en las próximas semanas lleguemos hasta el 50% y sigamos así durante los meses de junio y julio. Pero, a partir de agosto, México irá subiendo otra vez su presencia en Estados Unidos, hasta llegar al 85%, al 90% y al 95%, lo que coincidirá con la salida de Perú y California, que son los dos productores importantes”, explica Antonio Villaseñor.

Menos volumen de aguacate de México que 2023

De todos modos, en los números globales la fruta de ese país terminará con un volumen más bajo, en comparación al comportamiento de 2023.

“Esta cosecha que estamos terminando prácticamente es una cosecha de baja. Quiere decir que hay menos que el año pasado. Creemos que el próximo año viene mucho más, pero también tenemos que tomar en cuenta las condiciones del clima y sobre todo las condiciones de lluvia, que normalmente aquí en Michoacán se presentan entre junio y octubre”, advierte Antonio Villaseñor.

Uno de los factores de ese descenso es, precisamente, el factor meteorológico, pues “el año pasado fue de las temporadas de lluvia más bajas en la historia y obviamente afectó la producción”.

“Ya deberíamos estar entrando a la temporada de lluvias, aunque en algunas zonas aún no ha caído agua o lo ha hecho muy poco. Entonces, definitivamente este factor va a ser importante, para pensar en que la próxima temporada tengamos mucho mayor cosecha de la que tenemos en la actual”, comenta.

Escasez de lluvia: un factor que debe abordar el aguacate de México

La escasez de precipitaciones es un elemento a considerar, pues en otros orígenes -como Chile- ha sido determinante en la reducción de producción.

En el caso de México es particularmente importante, si se piensa que la mayor parte de sus campos esenciales para la industria, el riego depende de las precipitaciones.

“Mi opinión es que el factor climático es algo que ya tenemos que manejar en México. El calentamiento global está afectando diferentes zonas. Por ejemplo, antes había algunas donde no se podía plantar, porque eran muy frías y ahora pareciera que sí se puede. Y hay sectores que antes eran templados y actualmente se están volviendo un poquito más calientes y el tema de la falta de agua es algo en lo que hay que pensar. Contar con sistemas de riego más eficientes, nos permitirán ir enfrentando esta variable”, advierte el columnista de Avobook.

Y es claro en torno a la seriedad con que hay que tomarse el tema: “Lo que veo es que no es algo pasajero y puede afectarnos de diferente manera año por año”.

Producción de aguacate de Michoacán depende de la lluvia

Conocedor de lo que sucede en su tierra, Antonio Villaseñor señala que manejar la variable climática es muy relevante para Michoacán, porque gran parte de la producción depende de las lluvias.

“El problema en México es que, posiblemente, el 60% y 65% de los huertos están Michoacán y, aquí, lo cultivos dependen del agua de las lluvias. Hay estados que tienen sistemas de riego, la mayoría por aspersión y hay algunos productores más tecnificados que otros. Pero definitivamente habrá que analizar cómo hacer más eficiente el riego. Si debemos cambiar a sistemas por goteo u otro, son cuestiones que habrá que analizar”, señala el dueño de Aztecavo.

Te podría interesar también avobook.com